lunes

Margarete Schütte-Lihotzky


Margarete Schütte-Lihotzky  fue la primera arquitecta austriaca y activista en el movimiento de resistencia nazi. Ella es fundamentalmente recordada por diseñar la llamada Cocina Frankfurt.





Cocina Frankfurt
La cocina Frankfurt fue una innovación para la arquitectura doméstica, y es considerada la precursora de las cocinas modernas, ya que fue la primera en pensarse como parte de un proyecto de vivienda, diseñada para permitir el trabajo eficiente y para ser construida a bajo costo. Fue diseñada en 1926 para el complejo de vivienda social Römerstadt en Fráncfort del Meno (Alemania) , del arquitecto Ernst May. Unas 10.000 unidades fueron construidas a finales de la década de 1920 en Fráncfort.

Las ciudades alemanas después del final de la Primera Guerra Mundial sufrían una seria escasez de vivienda. Varios complejos de viviendas sociales fueron realizados en los años 20 para aumentar el número de apartamentos de alquiler. Estos proyectos a gran escala tuvieron que proporcionar apartamentos accesibles para una gran cantidad de familias de clase obrera y por ello estaban pensadas para presupuestos ajustados. Por consiguiente, los apartamentos diseñados tenían que ser cómodos pero no podían ser espaciosos, y así los arquitectos intentaron reducir costos aplicando el mismo diseño para una gran cantidad de apartamentos.
El diseño de Margarete Schütte-Lihotzky de la cocina para el Römerstadt tuvo que solucionar así el problema de cómo construir muchas cocinas, sin permitir que ocuparan demasiado espacio del total del apartamento. El hogar del trabajador típico consistía en un apartamento de dos ambientes, en el cual la cocina tenía muchas funciones a la vez: además de cocinar, uno cenaba, vivía, se bañaba, e incluso dormía allí, mientras que el segundo cuarto, pensado como sala, a menudo era reservado para ocasiones especiales. En cambio, la cocina de Schütte-Lihotzky era un pequeño cuarto separado, conectado con la sala de estar por una puerta corredera; así separando las funciones del trabajo (cocinar, etc.) de las de la vida y de la relajación, de acuerdo con su opinión sobre la vida:
  • Besteht es en Arbeit, zweitens en Ausruhen, Gesellschaft, Genuß de Erstens del und.
  • “En primer lugar (en la vida), está el trabajo; y en segundo lugar está lo demás: relajación, compañía y los placeres.”


Schütte-Lihotzky se inspiró fuertemente en las cocinas ferroviarias, obligadas a ocupar un espacio extremadamente reducido en el vagón restaurante.

El diseño de Schütte-Lihotzky fue influenciado fuertemente por las ideas del taylorismo, que estaban en boga al principio del siglo XX. Comenzada por Catharine Beecher a mediados del siglo XIX y reforzada por las publicaciones de Christine Frederick en los años 1910, la tendencia cada vez mayor de ver el trabajo en el hogar como una profesión verdadera tuvo la consecuencia lógica de que la optimización industrial iniciada por el Taylorismo se aplicara al área doméstica.
 Estas ideas fueron bien recibidas en Alemania y Austria y fueron fundamentales en el diseño de la cocina Frankfurt de Schütte-Lihotzky. Ella hizo estudios detallados de productividad para determinar cuánto tiempo tomaba cada fase de procesamiento de la cocina, rediseñó y optimizó los flujos de trabajo, y planeó su diseño de cocina de forma tal que los apoyara óptimamente. La mejora de la ergonomía de la cocina y la racionalización del trabajo de la cocina eran importantes para ella:
  • Das Problem, die Arbeit der Hausfrau rationeller zu gestalten, ist fast für alle Schichten der Bevölkerung von gleicher Wichtigkeit. Sowohl die Frauen des Mittelstandes, die vielfach ohne irgendwelche Hilfe im Haus wirtschaften, als auch Frauen des Arbeiterstandes, die häufig noch anderer Berufsarbeit nachgehen müssen, sind so überlastet, daß ihre Überarbeitung auf die Dauer nicht ohne Folgen für die gesamte Volksgesundheit bleiben kann.
  • “El problema de racionalizar el trabajo del ama de casa es igualmente importante para todas las clases de la sociedad. Las mujeres de la clase media, que trabajan a menudo sin ninguna ayuda (es decir, sin servidumbre) en sus hogares, y también las mujeres de clase trabajadora, que tienen que trabajar a menudo en otros trabajos, sobreexponiéndose al punto que su tensión está al límite, pudiendo tener consecuencias serias para la salud pública a la larga.”

2 comentarios:

Bianca Pascuchelli dijo...

Mirá vos que cocina se diseñó. Se ve que tenía talento. Bueno, ese es el estilo que se ve mucho en Argentina justamente por la inmigración alemana y austríaca que hubo a principios de siglo. El apartamento Buenos Aires en el que yo vivo tiene rasgos muy parecidos a los de esta foto. Yo creo que si hay algo que podemos rescatar de los alemanes y austríacos es su precisión y responsabilidad en cuanto al trabajo. Sabemos que si algo tiene el diseño de ellos, es bueno, duradero, práctico y seguro... Y en Buenos Aires hay muchos diseñados por ellos!

Judith M G dijo...

Hola,
esta semana le he dedicado la entrada de mi blog a Margarete Schütte-Lihotzky, y he incluido un enlace a tu blog.

si quieres echarle un vistazo aquí tienes la dirección:

http://donahaviadeser.blogspot.com.es/2013/04/margarete-schutte-lihotzky-arquitecta.html?spref=fb